Seguro que muchos tutores de felinos domésticos se habrán preguntado cuántas razas de gatos existen a lo largo y ancho del globo. Esta respuesta no es sencilla, pues según los criterios de clasificación, la cifra total varía de forma considerable.

Es necesario recalcar que toda la información que vamos a exponer se circunscribe únicamente al gato doméstico (Felis silvestris catus), por lo que se quedan fuera todas las razas de felinos salvajes. Aún así, la variedad que se ha registrado seguro que te sorprende.

Sobre el gato y su domesticación

Si bien se creía que los primeros focos de domesticación felina surgieron en el año 2000 a. C. en Egipto, nuevos estudios refutan esta idea. En el año 2004 se descubrió el fósil de un gato al lado de un cadáver humano en una tumba situada en la isla de Chipre. Aunque resulte increíble, estos restos geológicos datan de una antigüedad de 9500 millones de años. 

Así pues, se sitúa al gato africano salvaje (Felis silvestris lybica) como el precursor basal de todas las razas de felinos domésticos que conocemos hoy en día. Se sugiere que esta domesticación sucedió a raíz de una simbiosis: los humanos necesitaban deshacerse de plagas de roedores y los gatos presas que cazar.

A partir de esta asociación ancestral, a lo largo de los años han ido surgiendo las distintas razas de gatos, con rasgos morfológicos específicos producto de una selección genética humana. Cabe destacar que, por muy distintos que sean externamente, dos individuos de diferentes razas pueden reproducirse entre ellos y por lo tanto se consideran de la misma especie.

¿Cuántas razas de gatos existen?

Como ya hemos dicho con anterioridad, la cifra global de razas de gatos existentes a día de hoy depende en gran medida de la fuente consultada. A continuación, arrojamos algunos números orientativos:

  • La Asociación Internacional de los Gatos (TICA) calcula que existen un total de 71 razas estandarizadas.
  • La Cat Fanciers’ Association (FCA) coloca este número en 44.
  • Un total de 43 razas son reconocidas por la Fédération Internationale Féline (FIFe).
  • Por último, el valor más bajo lo ostenta la Enciclopedia Británica, con un total de 15 razas oficiales de felino doméstico.

Tal y como se puede observar con estas cifras, la disparidad entre federaciones es absoluta. Este caos numérico responde a criterios de clasificación diferentes. Por ejemplo, algunas de estas entidades no reconocen como razas propias a aquellas que no tienen un pedigrí diferenciado, es decir, un árbol genealógico registrado de forma efectiva.

En otros casos, algunos organismos optan por englobar a varios tipos de felinos en una misma raza. Un ejemplo de ello son algunos de los gatos colorpoint (con extremidades y cara de un color y el resto del cuerpo del otro), que pueden ser catalogados por separado según su procedencia o en una misma «mega-raza».

Cabe destacar que características como «pelo corto» o «pelo largo» no constituyen razas en sí mismas, pues se tratan de meros criterios de clasificación según el aspecto externo del animal.

¿Existen razas de gatos nuevas?

La respuesta a esta pregunta es un claro y rotundo sí. Por ejemplo, en el año 2018 la FCA introdujo dos nuevas razas: el gato Lykoi y el Khao Manee. A pesar de ello, estos sistemas de clasificación suelen permanecer sin cambios a lo largo de los años, pues se requiere de una evidencia muy fuente para que una variedad de gato doméstico termine considerándose una raza en sí misma.

Esta escasa variación también responde a una protección de las mascotas y la búsqueda del bienestar animal por encima de la novedad. Muchas de las razas de felinos domésticos comparten ciertos rasgos genéticos, los cuales pueden llegar a mostrar potencialidad para estar relacionados con ciertas enfermedades o simplemente no han sido suficientemente explorados.

Es por ello que estas federaciones tienen sumo cuidado a la hora de promover el cruzamiento entre individuos y la selección genética para dar lugar a razas diferentes. No debemos de olvidar que el bienestar animal va por encima de todo.

Así pues, hemos podido comprobar que el número de razas de gatos en la Tierra no es para nada fijo, pues depende de una serie de criterios de clasificación impuestos por la propia asociación que registra la variedad de estos animales. A pesar de todo ello, podemos afirmar que el número de razas felinas es bastante inferior al de perros, pues esta última cifra ronda las 350 razas diferentes.