Refresca a tu perro.

El verano es un momento perfecto para disfrutar de actividades al aire libre junto a tu mascota. Sin embargo, tienes que tener en cuenta ciertas recomendaciones para que puedan practicar cualquier tipo de actividad sin mayores dificultades.

Al respecto, un punto muy importante que debes tener en cuenta es que, a diferencia de las personas, los perros y los gatos no pueden sudar tan eficientemente como lo hacen sus dueños.

Por eso, debes prestar gran atención a los denominados “golpes de calor”. Para evitarlos, asegúrate de que durante el paseo tu perro siempre tenga acceso a la sombra y al agua. Y recuerda: en caso de que tengas un perro con nariz braquicéfala, como Bulldogs, presta mayor atención, ya que este tipo de razas resiente mucho menos el calor.

Existen algunas señales que te permiten saber si tu perro está sufriendo agotamiento por calor. Una de ellas es el jadeo excesivo, la lengua roja, cierta inestabilidad, vómitos y diarrea con sangre.

Si sospechas que tu mascota está sufriendo un golpe de calor, trata de enfriarla mojándola con agua fría. Si le gusta el agua, puedes adquirir una piscina para bebés. Sin duda a ellos les encantará y no lo olvides, recurre rápidamente al veterinario de tu mascota si notas que tu perro está sufriendo un golpe de calor, ya que sin tratamiento oportuno, puede ser fatal para él.

Evita las superficies calientes.

Los animales domésticos son serviciales y nunca se quejan. Si bien esta es una cualidad noble, también puede ser una causante de problemas, sobre todo si tu mascota pretende correr varias horas durante los calurosos meses de verano.

Correr en asfalto o arena puede ser un problema, ya que estas superficies se calientan mucho y pueden quemar los cojines de tu perro. Para evitarlo, lo mejor es que realices ejercicio junto a tu mascota a primera hora de la mañana o por la noche así impides el sobrecalentamiento o quemaduras en su almohadilla.

Nunca dejes a tu mascota dentro de un automóvil.

Evita dejar a tu mascota en un automóvil estacionado cuando el clima es demasiado caluroso. ¿Por qué arriesgar la vida de tu perro? Déjalo seguro en tu casa con acceso a la sombra y abundante agua fresca. Recuerda que las mascotas son más vulnerables al agotamiento por calor que las personas.

Si tu perro pasa mucho tiempo al aire libre, asegúrate que tienen una caseta para relajarse, refrescarse y recuperar energía.

Corta el pelo de tu perro.

Durante los meses de verano, si tu perro pertenece a una raza de pelo largo como Pastor Inglés, Collie, Galgo Afgano córtale el pelo de manera que pueda mantenerse fresco y cómodo.

Aliméntalo sanamente.

Alimentar sanamente a tu perro durante las épocas de estío es fundamental. Es clave que dentro de su dieta incorpores algunos vegetales como pueden ser las zanahorias. Este tipo de verdura, que es una delicia para tu mascota, también le sirve como un juguete.