Si eres de los que decidió tener mininos sin acceso al exterior, recuerda siempre que los gatos de casa también  Si eres de los que decidió tener mininos sin acceso al exterior, recuerda siempre que los gatos de casa también necesitan jugar. Así que reserva un rato de tu día, ármate de un buen arsenal de juguetes y disponte a divertirte a lo grande con tu mascota.

Cuando un gato maúlla no solo te está reclamando que lo alimentes. Puede hacerlo por muchos motivos. Seguramente, gran parte de las veces, estará demandando tu atención. Así que si decidiste darle calidad de vida a tu amigo felino, brindándole todos los beneficios y seguridades de ser un gato de puertas adentro, no lo condenes a dormir todo el tiempo en el sillón. Dedícale tiempo para los mimos y también para el juego.

Razones por las que los gatos de casa también necesitan jugar.
Un gato de interior seguramente se aburrirá después de haber explorado toda la casa. Cuando no le quede nada nuevo por descubrir, es muy probable que pase su tiempo durmiendo y que comience a engordar. O quizá se ponga nervioso y hasta agresivo, abalanzándose sobre tus tobillos como si se tratara de una presa o arañando los muebles pese a que tiene un lindo rascador para sus uñas.Por tal motivo, tienes que alentar su espíritu de cazador para que ejercite su cuerpo y su mente.

Hora de jugar.
Ten siempre presente que el gato, además de ser un depredador por naturaleza, es un animal extremadamente curioso. Por eso, debes estimularlo con nuevos objetos para que descubra y juegue. Y, además, debes participar tú en los juegos, en la medida de tus posibilidades. Verás que tanto tú como el minino quedan felices y sin estrés tras una buena sesión de juegos:
Debe haber pocas cosas más divertidas que observar a tu mascota persiguiendo y cazando pelotitas, o asomando su cabecita desde su nuevo y maravilloso escondite.

Juegos y juguetes para tu minino.
Si quieres comprarle juguetes a tu minino, genial. En el mercado de accesorios para mascotas hay infinidad de opciones. Desde pequeños objetos hasta estructuras que simulan ser árboles para que los animales trepen. Sin embargo, puedes entretenerlo sin gastar dinero y él estará igual de feliz.

Por ejemplo: Juega al escondite con él. Muchos gatos quieren que los persigas hasta que halles su escondite y, de pronto, salen corriendo del lugar en que estaban parapetados para volver a empezar la rutina.

Consíguete una ramita y muévela para que intente atraparla como si fuera la sortija de un carrusel. Proporciónale cajas de cartón para que explore y se esconda a sus anchas. Incluso puede usarla como un buen lugar para luego tomar una siesta.

Dale pequeños objetos para que “cace” y manipule con sus patitas. Algunos mininos son tan habilidosos que causarían la envidia del mismísimo Messi. Eso sí, presta especial atención a que los elementos que le brindes para su esparcimiento no sean tóxicos o puedan lastimarlo de alguna manera. Por eso, lo ideal es que supervises sus juegos y participes en ellos ellos.