Las mascotas pueden emitir una gran variedad de sonidos, resoplidos, gruñidos, toses, aullidos, gemidos, estornudos, etc. Estos varían según las circunstancias y es muy importante que los dueños sepan interpretar los sonidos de sus mascotas.

Uno de los sonidos de los perros que más preocupan a los dueños es el estornudo inverso, que como su propio nombre indica, en vez de expulsar el aire con fuerza hacia afuera, se invierte y el aire se inhala, haciendo un ruido de carraspeo o tos que puede ser preocupante. También puede llegar a confundirse con una tos o ronquido, por eso es importante conocer bien los sonidos que emiten los animales.

La doctora Lori Teller, profesora asociada de la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencia Biomédicas de Texas, explica qué es el estornudo inverso en los perros y de qué manera pueden ayudar los dueños a las mascotas cuando están teniendo estos episodios.

Este tipo de estornudo también se conoce como respiración inspiratoria paroxística, y es causado por un espasmo muscular en la parte posterior de la boca del perro, donde se sitúa la garganta. Este espasmo dura aproximadamente 30 segundos y puede producirse por varios factores, principalmente por una irritación o inflamación de las cavidades nasales generado por polvo, polen u otras partículas que inducen a estornudos. Esto provoca un estrechamiento temporal de la tráquea, lo que hace que se produzca el ruido característico y además dificulta la inhalación del animal.

“Un estornudo inverso es un reflejo inspiratorio repentino e involuntario, pero en lugar de expulsar con fuerza el aire, como un estornudo normal, el aire es aspirado por la nariz con una serie de inhalaciones rápidas y contundentes”, indica Teller. Según la experta, es importante saber diferenciar entre el estornudo inverso y el colapso traqueal. El primero es más corto y cuando el animal termina parece que no ha sucedido nada, pero en el colapso traqueal puede producirse un silbido, tos, dificultad para respirar y adormilamiento.

MÁS COMUNES EN PERROS BRAQUICÉFALOS

Estos episodios de estornudos inversos pueden darse en cualquier raza de perro, pero suelen ser más comunes en las razas de perros braquicéfalos, como pugs, shih tzus y bulldogs, afirma la experta. El perro braquicéfalo tiene una cara y una nariz prácticamente planas lo que, a medida que van envejeciendo, produce problemas respiratorios, como asfixia, ronquidos y estornudos inversos, entre otros.

Cuando el animal está teniendo estos episodios, el estornudo suele darse con un fuerte resoplido y una sensación de asfixia. “El perro puede quedarse muy quieto con las patas delanteras y el cuello extendidos. El propietario notará que el pecho y el abdomen de la mascota entran y salen rápidamente”, describe la veterinaria.

Este aspecto y el sonido emitido es lo que hace que los dueños de perros se preocupen en exceso, ya que es un suceso que puede generar mucho pánico. No obstante, Teller aclara que a pesar de que puede ser alarmante, estos episodios no son dolorosos ni perjudiciales para las mascotas. “A la gente le preocupa que sus perros no puedan respirar porque se están sofocando o ahogándose. Sin embargo, es mucho más aterrador para el dueño que para el perro”.

La veterinaria describe varias técnicas que pueden ayudar a calmar al perro y detener el episodio. “Durante un episodio, el propietario puede intentar hablar con una voz suave mientras masajea suavemente la garganta del perro”, explica. También “el dueño puede soplar suavemente la cara del perro para hacer que trague o abrir suavemente la boca del perro y presionar la lengua para aliviar el espasmo”.

 

Fuente: Diario Veterinario.